viernes, 30 de diciembre de 2016

Declarado desierto el Consurso fotográfico para el Cartel del XXV Aniversario de los Costaleros del Corpus


Días atrás se dio por concluido el periodo de presentación de originales para el Cartel de conmemoración del XXV Aniversario de la Cuadrilla del Corpus de Granada.

Vistas las fotografías presentadas, el Equipo encargado de los Actos para la conmemoración decidió declarar desierto el Concurso.

Agradecer a los fotógrafos participantes su interés y por supuesto el esfuerzo realizado, dándole la enhorabuena por las instantáneas.

(Los originales presentados se podrán recoger en el Bar León)

Aprovechamos para desearos un Feliz Año 2017
"Conmemoración del XXV Aniversario de la Cuadrilla de los Costaleros del Corpus"

  

lunes, 17 de octubre de 2016

CONVOCATORIA Y BASES DEL CONCURSO FOTOGRÁFICO DEL XXV ANIVERSARIO FUNDACIONAL DE LA CUADRILLA SACRAMENTAL DE GRANADA - 2017

 
1.- Las presentes bases son de obligado cumplimiento para cuantos concurran al presente concurso.

2.- Las fotografías presentadas, en la cantidad que cada concursante determine, habrán de ser originales e inéditas, que no hayan concurrido a otros concursos y no hayan sido publicadas con anterioridad en ningún soporte. Cualquier temática que corresponda a la Festividad del Jueves de Corpus será valedera.

3.- Las instantáneas deberán de tener un formato vertical de  30 x 45 cm.  y deberán presentarse sin enmarcar.

4.- Los originales, en su reverso, deberán ir numeradas, y con el pseudónimo del autor.

5.- Cada concursante presentará, conjuntamente con las fotografías, una relación de las instantáneas presentadas, además de los datos personales, dirección, correo electrónico y teléfono de contacto, en un sobre cerrado donde figure su pseudónimo y titulo de la obra.

6.- El plazo de admisión de las fotografías permanecerá abierto desde 18 de octubre al 15 de noviembre de 2016. Las mismas podrán ser entregadas en el Restaurante Bar León (entidad colaboradora de los actos del XXV Aniversario).

7.-  Se concederán los siguientes premios:

·         Primer Premio: Cartel del XXV Aniversario de la Cuadrilla Sacramental de Granada, dotado con 150 euros.

·         Segundo Premio: Portada de la Publicación del XXV Aniversario de la Cuadrilla.

8.- El jurado que otorga el Premio “XXV Aniversario de la Legión Blanca de Dios” lo forma el equipo de trabajo de la Cuadrilla Sacramental de Granada tras las seleccionadas por votación abierta desde el blog de la Cuadrilla del Corpus. El fallo del jurado, una vez comunicado a los galardonados, se hará público a través de las vías de comunicación habituales de esta Cuadrilla y los medios de comunicación cofrades de Granada.

9.- Una vez conocido el fallo del jurado, los premiados, harán entrega al jurado correspondiente, de las fotografías o soporte informático de las elegidas.

10.- Las fotografías premiadas pasarán a ser propiedad de los convocantes, cediendo sus autores todo derecho de reproducción que les corresponda y tratamiento o trabajo que se realicen posteriormente.

11.- El jurado convocante, se reserva el derecho de dejar desiertos los premios, si a su juicio, no alcanzan la calidad o condiciones necesarias, en base a la originalidad de las fotografías, su carácter inédito y su valor como documento histórico, o bien no responde a su interés.

12.- La entrega del Primer premio se realizará, previo aviso, según disponga la Cuadrilla Sacramental de Granada. Al igual que la entrega de publicaciones con la fotografía del Segundo

13.- Las fotografías presentadas al concurso, serán mostradas en exposición en el Restaurante Bar León, entre el 21 de noviembre y el 11 de diciembre, así como las instantáneas que hayan de exponerse, será determinada por la Cuadrilla Sacramental de Granada.

14.- Salvo las fotografías premiadas, las restantes presentadas a concurso, podrán ser retiradas al término de la exposición, en el mismo lugar de depósito.

15.- El fallo del jurado será inapelable.

lunes, 20 de abril de 2015

NACIMIENTO E HISTORIA DE LA “LEGIÓN BLANCA”

Y para que vayais a la reunión sabiendo como empezó todo, os pasamos este texto sobre NUESTRA historia

Saludos




La juventud costalera granadina, impulso de lo cofrade
 
Mucho se ha hablado sin un ápice de especulación al respecto de la renovación que para el mundo de la religiosidad popular ha jugado la juventud granadina que a fines de los años 70 del pasado siglo, decidió contribuir en uno de los lugares más necesarios y problemáticos hasta entonces de los cortejos litúrgicos, populares y al cabo, procesionales, de Granada. Aquellos que entre 1978 y 1985 y mayoritariamente menores de edad tuvieron casi obligatoriamente que asumir la responsabilidad física impensable a día de hoy de retirar artilugios, ruedas y en su mayor parte, cuadrillas de asalariados de los pasos y tronos procesionales granadinos, sin saberlo y menos aún sin procurarlo, transformaron en todos los sentidos la decadente y anquilosada expresión de fe del pueblo de Granada que en sus casi 5 siglos de historia, vivía el momento más caduco y menguado de lo que hemos venido a denominar, el mundo cofrade.
 
La primera de las ausencias fundamentales era el de la gente joven, el necesario y definitivo relevo generacional para que se augurara la continuidad, al menos la continuidad, de las hermandades y cofradías granadinas, tanto de penitencia, gloria o las sacramentales, éstas últimas menguadas hasta casi su extinción. Además, el lugar más necesario y el sitio que con mayor vehemencia reclamaba a la juventud era el de costalero, por hacerse casi inviable costear los elevados salarios que reclamaban ya los trabajadores encargados de procesionar las Imágenes Devocionales de la ciudad. A ello, hay que sumarle el manifiesto e incuestionable desprecio con que llevaban a cabo su tarea y el indecoroso modo en el que practicaban el trabajo por el que eran contratados, dando muestras en muchas ocasiones de una irreverencia tal que anulaba los valores devocionales y catequéticos que procuraban manifestar las Hermandades y Cofradías. 
 
Nos sirve todo ello para poner en valor la impagable hazaña de aquel centenar y medio de granadinos que en su mayoría, menores de edad aún, llevaron a cabo de forma desinteresada, altruista, generosa y meritoriamente, coincidiendo su aparición con el momento más intenso y sobresaliente de la religiosidad popular de la ciudad, sumándose nuevas Hermandades y Cofradías, saliendo de un letargo y sopor casi fatal casi la totalidad de las existentes y otorgándole una prestancia, decoro y estética casi reverencial al tránsito catequético y piadoso de los simulacros procesionales granadinos. A tal punto se asegura esto que no podemos hablar de coincidencia sino que de aquel gesto espontáneo y concienzudo que protagonizaron jóvenes de una insultante edad y a los que no les correspondía por esa misma adolescencia capitanear el impulso, restablecimiento y progreso de nuestro mundo religioso popular, sin temor alguno a equivocarnos, fueron los verdaderos artífices de la recuperación, aumento y dotación espiritual y material de unas hermandades abocadas a desaparecer.
En este contexto hemos de movernos. Y en la afirmación sin paliativos que sin la juventud costalera de aquella horquilla temporal que va de 1978 a 1985 no podríamos hablar de la vitalidad, empeño y ni siquiera número de Cofradías de las que hoy sí contamos. Y es precisamente la que en 1978 ve la luz la que originaría en buena medida la revolución que estamos mencionando.

Cuadrilla de Costaleros de la Exaltación de la Santa Cruz
 
A pesar de su escasa duración y su corta trayectoria, la juventud que la funda y que la compone en su año de duración será la responsable de guiar el cambio definitivo desde la perspectiva costalera y más que eso, hacia el cambio de mentalidad y de implicación de la juventud granadina para con las tradiciones religiosas y el mundo de las hermandades como ninguna otra. Compuesta por varias decenas de cofrades de entre los que brillaron con luz propia Juan de Dios Morillas, José Carranza, Francisco y Manuel Toro, Francisco Guillén o José Carvajal Gálvez, en la Semana Santa de 1979 capitanearon el cambio necesario y pedido que las Cofradías granadinas esperaban. 
En ese año, la cuadrilla de la Exaltación de la Santa Cruz, salió a la calle con los pasos de María Santísima de la Victoria, de la Virgen de la Amargura, de la Soledad de Nuestra Señora en la jornada del Viernes Santo de mañana en su primera estación al Campo del Príncipe a hombros de costaleros, y por supuesto, con la Virgen de la Misericordia de la Hermandad de Favores, que había actuado como centro devocional y auténtico núcleo aglutinante para sus fundadores. 
Aquellos jóvenes formaron una cuadrilla independiente, altruista y sin apoyo de ninguna hermandad ni acaso colectivo que pudiera responder; conformada por varias decenas de jóvenes menores de edad cuyo único empeño era el de acabar con escenas de indecoro y falta de tacto en un ambiente religioso como el de las procesiones y ahorrar suculentos salarios a los que se veían obligados las Hermandades, arrancaron desde 1978, aunque será con esa satisfacción, como acababa la Semana Santa de 1979 que había sido a todas luces, un éxito para los jóvenes integrantes. No en balde, ya algunas Comunidades Parroquiales, Órdenes Religiosas y hermandades de Gloria se disponían a contar con la generosidad y gratuidad de los servicios de los jóvenes costaleros de la Exaltación de la Santa Cruz. 
Algunos hitos importantes en el devenir de la cuadrilla fue la recuperación de la procesión del Sagrado Corazón de Jesús que tuvo desde la década de los 40 del pasado siglo un auge devocional sin parangón en Granada. Los condicionantes sociales del momento hicieron mella en aquella procesión organizada por la comunidad jesuítica y llevaba años sin poder cumplir con su cita anual hasta que la Cuadrilla de la Exaltación de la Santa Cruz no tuvo reparos en regresarla a las calles de la ciudad además de hacerlo, retirándole las ruedas a las andas procesionales en pos de un mayor decoro estético. Y fue a raíz de aquella implicación rotunda con las tradiciones devocionales de la ciudad, que semanas antes de la Celebración de la Festividad del Corpus Christi, la cuadrilla es advertida de que la procesión eucarística por antonomasia de la ciudad, puede necesitar de sus servicios.

Primera cita de constitución de la
 Cuadrilla Sacramental de Granada

Uno de sus miembros, Francisco Toro, guardaba estrecha con los entonces sacristanes catedralicios, los señores Manuel Rojas y Antonio Almirón. Ambos habían manifestado la precaria situación que atravesaba el conjunto procesional de la Custodia Catedralicia y el elevado coste (por innecesario) de los que habían de forcejear con el mecanismo que permitía el movimiento bajo las andas. Un artilugio obsoleto complicaba el trabajo de los asalariados que satisfacía pecuniariamente el Ilustrísimo Cabildo Catedralicio de Granada. Advertidos algunos miembros de la cuadrilla de que se iba a llevar a cabo una próxima reunión de los ilustrísimos señores canónigos, decidieron acudir hasta la Catedral para que al término de dicho Cabildo, pudieran conocer el ofrecimiento que de viva voz iban a realizar. 
Éste no fue otro que la oferta de portar al Santísimo Sacramento con la juventud cristiana y costalera de Granada de manera altruista, gratuita y destacadamente desprendida. A aquella cita improvisada acudió José Carvajal Gálvez, actuando como representante del colectivo y acompañado de otros, mantuvo una breve conversación con el Deán, el M. Iltre. Sr. don Paulino Cobo y los M. Iltre. Señores Canónicos don Antonio Pérez Andrés y don Francisco Moratalla Moratalla, este último además en calidad de maestro de ceremonias de la Santa Iglesia Catedral. 
Aquella reunión supuso una constatación de la absoluta implicación que los jóvenes granadinos tuvieron hacia sus tradiciones religiosas además de servir como comprobación de la desconfianza que aún generaba un gesto altruista de esa dimensión. Bien porque era extremadamente reciente la creación de aquellas primeras cuadrillas de costaleros, hermanos y devotos, bien porque la juventud insultante de sus miembros generaba cierto reparo. Con todo, el denodado empeño que puso el señor Deán de un lado, y José Carvajal de otro, dirigen a buen puerto la que iba a ser la constitución formal de la primera cuadrilla sacramental granadina, gestada en la Sala Capitular catedralicia, en mayo de 1979.  

El acuerdo
 
Hasta ese año de 1979, procesiona Su Divina Majestad en la popularmente conocida como “carroza”. El artilugio recubierto por las randas y galones del patrimonio catedralicio, es un pesado instrumento, vetusto y de difícil gobernabilidad del que se encargaba una figura importantísima en el mundo de los costaleros asalariados de la Granada de la posguerra: José Sánchez Herrera. Hombre de ilimitados recursos humanos, era capaz de hacerse con trabajadores de fortaleza física y costumbre en esfuerzos y que por un sueldo pactado, ofrecía a las hermandades sus servicios. A la mayor parte de las Cofradías granadinas de esta fecha que venimos relatando, cada vez le cuesta más satisfacer los emolumentos que piden los asalariados. En 1978, con un pulcro cumplimiento pero costes difícilmente asumibles, la admirable figura del capataz Sánchez Herrera presta sus últimos servicios al Cabildo de la Catedral. 
Como quiera que la figura legendaria de este hombre y de sus empleados a sueldo eran garantías de cumplimiento (con la labor de dirigir, comandar, guiar y conducir la “carroza” o artilugio procesional de las andas de Su Divina Majestad) el Cabildo Catedralicio requiere del responsable de los hermanos costaleros un compromiso formal y legal, que se resuelve en la firma de un acuerdo, que a manera de contrato jurídico entre partes, es sellado once días antes de la procesión del Jueves de Corpus entre el Canónigo Ecónomo el M. Iltre. Sr. don Manuel Villar y el flamante capataz designado, José Carvajal Gálvez, para garantizar que no sólo esa sino las futuras procesiones, van a estar confirmadas. Así las cosas y al igual que en su día se hizo con el depuesto Sánchez Herrera, el “contrato” pactado tendría una duración de 25 años, para sorpresa de los M. Iltres. Señores Canónigos que desconfiaban del compromiso firme y para tanto tiempo, de los jóvenes costaleros de Granada, siendo el primer año en vigor de ese acuerdo, el de 1979, luego valedero hasta el Jueves de Corpus de 2003. 

Primera procesión de la Cuadrilla Sacramental de Granada          
 
Aquel Jueves 14 de junio de 1979, sobre el paso de María Santísima de la Aurora que había sido estrenado el Jueves Santo de ese mismo año, la Custodia procesional granadina sirvió para la Procesión de Su Divina Majestad, la primera de todo el siglo XX que se hizo con una cuadrilla de costaleros y una de las escasas ocasiones en la dilatada historia de esta Festividad de tanto predicamento en la ciudad en la que el Santísimo Sacramento fue portado por fieles devotos. En el recuerdo imborrable de los gestores de aquel hecho ya histórico, los denodados esfuerzos de Juan Toro para que la Hermandad de la Aurora tuviera a bien prestar aquellas andas con las que pudo efectuarse la procesión. 
La cuadrilla había sido artífice de importantes logros en tan poco tiempo; de la recuperación de una procesión catequética y gloriosa que llevaba extinguida cierto tiempo a la retirada de ruedas y artilugios mecánicos (con el consiguiente costo) en la Hermandad de la Cañilla de Granada, a la gesta del Corpus de ese año. Pero las disensiones obligaron a la cautela y a pesar de que hubo una cita en el otoño de 1979, para encargarse de portar las andas de Nuestra Señora del Rosario, Co Patrona, el conjunto habría de romperse y del mismo salieron varios proyectos fundacionales.  

Creación de la cuadrilla de hermanos de la
Virgen de la Misericordia. 
 
Buena parte de los miembros de aquel conjunto costalero inicial decide vincularse a la Hermandad de los Favores, a la que mayoritariamente pertenecía el grupo y que en aquel momento, viene a sufrir como el resto de hermandades de Granada, el problema de asalariar a personas para que satisficieran las necesidades de portar los pasos en la Estación de Penitencia de cada Viernes. Estos años de rendida gratuidad y generosidad son los que vive el nuevo grupo, constituido ya como Cuadrilla de los Favores, que continúa su labor filantrópica en el mundo de la costalería local y que se encarga, con José Carvajal Gálvez al frente de ellos, de responder a las necesidades de las hermandades de penitencia o gloria granadinas.


La segunda salida de la Cuadrilla Sacramental,
la primera para los costaleros de Favores
 
Y por ende, acuden de nuevo a las puertas del Cabildo de la Catedral para reiterar su compromiso con la Procesión del Corpus. En esa ocasión, son los encargados de buscar las andas procesionales, su decoro y adecentamiento y por supuesto, portarlas. El Cabildo Catedralicio estipuló una gratificación a aquellos costaleros de Favores que tomaron como suya la responsabilidad del año anterior de portar sobre fieles católicos a Su Divina Majestad. La gratificación, que con todo era un dispendio menor que el que había de satisfacer años atrás la Catedral, servía para que se costeara un frugal refrigerio a los costaleros, lo que redundaba en las oportunidades de hermanamiento y  las ocasiones para estrechar lazos que a la postre, fructificarían en la buena comunión y las relaciones fraternas que tantos años después continua.   

Realización de un paso propio para portar
a Su Divina Majestad 
 
Se habían efectuado ya tres salidas procesionales con este novedoso formato bajo las órdenes de José Carvajal Gálvez e integrando la primitiva cuadrilla los hermanos costaleros de la Cofradía del Santísimo Cristo de los Favores. En la cuaresma de 1982, un sorteo extraordinario de lotería sorprende a los costaleros de la Cuadrilla Virgen de la Misericordia agraciándolos con un significativo premio que deciden emplear en un sueño acariciado desde el año 1979: la realización de un paso propio para el Jueves de Corpus de manera que se evitara desde entonces, pedir a distintas hermandades parte de su patrimonio procesional para configurar con este las andas procesionales destinadas a portar la Custodia con Su Divina Majestad. 
Aquel premio de la lotería se destinó íntegramente a dicho propósito. Para tal efecto, se contó con la supervisión, consejo y asesoramiento del M. Iltre. Señor don Manuel López Vázquez que ejercía la responsabilidad de Delegado de la Comisión de Arte Sacro de la Diócesis. Bajo su juicio y consejo, se ejecutó una parihuela que fue revestida con faldones textiles de brocado y que portaba una peana de 50 centímetros de altura en metal plateado, con las medidas y proporciones adecuadas para sostener sobre ella la antiquísima y valiosa Custodia Procesional de la Catedral granadina. Había ganado Granada en decoro y prestancia para la Solemne Procesión del Corpus Christi y todo ello gracias a la generosa voluntariedad de los integrantes de la Cuadrilla Sacramental que decidieron unánimemente destinar aquel extraordinario beneficio a tales proyectos. Y durante doce años ininterrumpidos, desde aquel Jueves de Corpus de 1982 y hasta el de 1991 inclusive, procesionó de tal modo el Santísimo Sacramento por las calles de Granada. 
Así las cosas, la Cuadrilla Sacramental de la ciudad no sólo vino a facilitar y ahorrar en la medida de sus posibilidades al Cabildo de la Catedral la Procesión del Corpus sino que contribuyó amplia y desinteresadamente con la armonía y decoro de la misma.  

La ausencia de la Cuadrilla Sacramental en la
Procesión del Jueves de Corpus
 
Para sorpresa de los ya numerosos integrantes de aquella cuadrilla sacramental y de sus capataces a cuyo frente seguía estando José Carvajal Gálvez, una semana antes de la Solemne y Litúrgica Procesión del Santísimo Sacramento el Cabildo de la Catedral reúne a los responsables de la Cuadrilla para comunicarle su voluntad de que ese año, Su Divina Majestad saliera a la calle mediante el concurso de un artilugio mecánico, rompiendo de esa manera los 13 años seguidos que hasta entonces, había salido sobre los hombros de los costaleros de Granada. 
Corre el año 1992 y va a estrenarse un nuevo paso procesional; la ilusión porque nada menos que el Santísimo Sacramento contara con unas andas procesionales a la altura de la importancia de este Misterio se acariciaba desde 1952 pero no será hasta 1989 que se ponga en marcha. Por este motivo, los M. Iltres. Señores Canónigos consideraron que el esmerado trabajo de orfebrería que acababa de terminar el escultor y orfebre granadino Miguel Moreno Romera, superaría con creces el peso que deberían portar los costaleros al tiempo que el mecanismo ideado aportaría una dignidad apropiada. 
El 18 de junio de 1992, Jueves de Corpus, se estrena el novedoso conjunto procesional sobre el artilugio mecánico que había sido bautizado por los granadinos como “el carro”. No ocultó la Granada costalera su malestar, tras haber servido con eficiencia, decoro, respeto y altruismo a Su Divina Majestad y a la Iglesia Diocesana en cada procesión eucarística de los últimos 13 años. Nada más atravesar la Puerta de la Encarnación, Principal de la Santa Iglesia Catedral, el artilugio dio muestras de su endeblez y al salvar la pendiente de la escalinata de la Plaza de las Pasiegas, comenzó a romperse. Cada vez era más difícil gobernar el aparato que permitía su desplazamiento al punto que en la Calle Reyes Católicos y a la altura de la Plaza del Carmen, éste sufre su último y definitivo tropiezo. Las ruedas se enganchan en los respiraderos del Río Darro que hay en el piso de la calle haciendo harto imposible su liberación. El forcejeo termina por romper el mecanismo de dirección del que se servían los operarios que gobernaron el artilugio y a los pocos metros da evidentes muestras de inseguridad. Con todo, se consigue llegar hasta el interior de la Catedral, acelerando el ritmo del discurrir y justo a la altura de los respiraderos de la Cripta Catedralicia, en la nave central, aquel artilugio da sus últimos hálitos de vida y estaciona definitivamente el paso procesional con la Custodia en ese sitio, sin que hubiera modo de llevarlo a la altura del Presbiterio como debiera. 
Al coste de los operarios había que sumar el de las baterías y cargadores eléctricos de los que se servía el artilugio para avanzar con las andas procesionales sobre sus ejes. El problema no sólo era el estipendio económico, sino que ese repentino mecanismo usado no ofrecía garantías, no se adecuaba al particular trazado urbano de la ciudad ni era aval alguno de que no volviera a jugar una mala pasada. Todo lo contrario a la cuadrilla sacramental, que en comparación, sólo ofrecía ventajas.  

El regreso de la Cuadrilla Sacramental
 
El 22 de mayo de 1993, a sólo 19 días del Jueves de Corpus, el M. Iltre. Señor don Manuel Montoya Peláez, Deán y Vicario General, cita en la Sala Capitular Catedralicia a José Carvajal Gálvez. La reunión versará sobre la inminente y muy próxima cita de la Solemne Procesión del Corpus y cómo habría de resolverse el problema del artilugio mecánico que no sólo no convenció a nadie sino que puso en peligro la continuidad de la Procesión el año anterior. Como quiera que toda Granada fuera testigo de tan lamentable suceso, un buen número de capataces de las Hermandades de Penitencia granadinas habían ofrecido sus cuadrillas de costaleros poniéndolas al servicio del Cabildo de la Catedral. 
Aquellos ofrecimientos empezaron a ser contrarios al sentido evangélico y honroso que se pretende con la salida a las calles de Su Divina Majestad, pues se estaba dando el caso que algunos de los postulantes llegaron a ofrecer ciertas cantidades económicas para decantar a su favor el nombramiento que había de efectuar el Cabildo Catedralicio. 
Además de todo ello, desde años atrás las Hermandades de Penitencia que estrenaban paso, lo ofrecían para servir al propósito procesional del Jueves de Corpus. Aquello sin lugar a dudas comportaba una competición insana entre cofrades, una rivalidad inaceptable y ante todo esto, el Cabildo no estaba dispuesto a servir a las actitudes que comentamos. Como tampoco quería causar malestar alguno entre los cofrades que de manera desinteresada pero no sin una vanidad expresa ofrecían pasos, cuadrillas y capataces para la procesión sacramental, en nombre de todo el Cabildo su Deán decidió que la persona idónea para recuperar a los costaleros bajo el Santísimo y que había dado muestras de garantías y decoro durante 13 años, era José Carvajal Gálvez, de modo que aquel 22 de mayo de 1993, 19 días antes de la Solemne Cita, le fue ofrecida de nuevo la posibilidad de organizar una cuadrilla y que ésta portada a Jesús Sacramentado por Granada. 
La respuesta fue inmediata. Pero el reto era inconmensurable. Había que conformar una cuadrilla que tanto en número como en solvencia, respondiera a la exigente labor de portar al Santísimo, sobre un pesado, voluminoso y nuevo paso, además de adaptar este a la parihuela que permitiese el trabajo costalero. José Carvajal idea entonces un formato que sería pionero en aquel momento y que a la postre, sigue en vigor y con saludables resultados.  

La participación de toda Granada en la Cuadrilla Sacramental.
Apertura a los costaleros de toda la ciudad
 
El capataz se dirige a sus costaleros de la Hermandad de Favores. Ellos han sido los protagonistas en exclusiva de la Procesión del Jueves de Corpus, y en buena medida, los primeros costaleros que la fundaron en el ya lejano año de 1979. Les adelanta que su idea pasa por pluralizar la cuadrilla, permitiendo que cualquier católico granadino la integre y extender la posibilidad de ser costalero sacramental a cualquiera que así lo deseara. Aquello no sienta bien en el seno de los hermanos costaleros de Favores que defienden su prioridad bajo el paso sacramental, pero la tenacidad de Carvajal Gálvez es rotunda que con buen criterio, entiende que el enorme privilegio de ser los pies de Jesús Sacramentado no puede reservarse únicamente a una cuadrilla concreta, a los costaleros de una sola Hermandad, por lo que abre la convocatoria que además, ha de ser llevada a cabo en un tiempo límite debido a la premura con la que ha sido avisado y contrastado como responsable. 
En un primer momento, los costaleros de la Hermandad de los Favores deciden secundar la propuesta y se adhieren al novedoso proyecto en número de 70. Pero al poco, se resiente su participación obligando a José Carvajal a una formidable búsqueda de costaleros que garantice el buen trabajo, bajo la premisa de seriedad, decoro y compostura del que venía haciendo gala la Cuadrilla. Al cabo, son 37 personas las que seguirán en el grupo de los 70 iniciales que se registran en la misma y el capataz completa hasta el número deseado con otros costaleros de su confianza y de la solvencia física y moral requerida para que nazca, la primera cuadrilla de todos los costaleros de Granada. Hasta el momento, no habíamos asistido a una costalería plural, múltiple y representante de todas las hermandades de la ciudad como la que nació en junio de 1993. 
Ese mismo año además se realizan mejoras en la primitiva parihuela que databa ya de 1982, de suerte que se reestructura para adaptar un sistema de carga nuevo al paso que se había estrenado el año anterior con la orfebrería de plata de Miguel Moreno Romera. Se realizaba así el segundo paso propio y en esta ocasión, lo estrenaba la primera cuadrilla de toda la Granada costalera. En el año 1999 la cuadrilla de costaleros sacramentales regalaron un llamador que es el que actualmente se procesiona que fue realizado por el licenciado en bellas artes y escultor granadino D. Juan Manuel Peregrina Palomares.

22 años de historia 
 
Desde el año 1993 y hasta 2014, la ciudad de Granada ha visto cómo de manera ininterrumpida los costaleros de todas y cada una de las cuadrillas cofrades granadinas han tenido oportunidad de portar en 22 ocasiones al Santísimo Sacramento en las Procesiones Litúrgicas del Jueves de Corpus y del Domingo de la Festividad, conocido popularmente como el Domingo de la Octava. Han sido 44 citas costaleras que arrojan la impresionante cifra de 426 personas que en total han formado y siguen formando parte de una única, abierta, democrática, variada y plural cuadrilla, tomada como referente en la ciudad por sus aplastantes números, escrupuloso trabajo y otras condiciones a las que más adelante nos referiremos. 
La Cuadrilla Sacramental está compuesta por 198 costaleros repartidos en sus 5 igualás, los 106 aspirantes a formar parte de la misma que se encuadran en la lista de espera, los 115 que en algún momento de estos 22 años y 44 citas han formado parte de ella y que por edad, razones de salud o personales no pueden continuar figurando en la misma así. A su vez se le da participación a todos los capataces de la ciudad, tocando el llamador de la custodia uno diferente cada corpus, en los últimos años esta es la relación de capataces que hasta el día de hoy han formado parte de esta historia:

1993 José Carvajal Gálvez, José Gonzalo Ortega García.

1994 Antonio Sánchez Osuna

1995 José Luis Barrales Robles, Guillermo Fernández Gazquez.

1996 Guillermo Fernández Gazquez

1997 José Carvajal Gálvez, octava, Francisco Toro González.

1998 Rafael García Orihuela

1999 Antonio Sánchez Osuna, Francisco Toro Sánchez.

2000 Francisco Javier González Estévez

2001 Luis García Quintero

2002 Eduardo García Román

2003 Francisco Guerrero Pérez

2004 José Ibáñez Suárez

2005 José Carranza Camero

 
2006 Antonio Rodríguez Rodríguez


2007 Eduardo Carvajal Gálvez, José Manuel Carvajal Delgado.


2008 José Luis Peña Navajas

2009 José Carvajal Linares 

2010 Emilio Caro Rodríguez

2011 Manuel Antonio Santiago Cabello, octava, Carlos Laraño García.

2012 Manuel Peregrina Palomares

2013 Francisco Carrasco Aguilera 

2014 Jorge Mario Martín Guerrero
 
Las personas que conforman el quipo de trabajo y auxilio del capataz actualmente son las siguientes:
 
                        José Carvajal Gálvez 
José Carvajal Linares 
Emilio Caro Rodríguez 
Manuel Peregrina Palomares
José Manuel romera Morcillo
José Luis Pérez Cervantes Illescas
David Rodríguez Jiménez Muriel



 
José Carvajal Delgado
Francisco López Sánchez
Alejandro García Morón
 
Así pues se completa a 426 las personas que conforman lo que habíamos comentado. 

La institución del Premio Trabajadera
 
En el año 2002 hay necesidades de reestructurar una vez más las andas procesionales en tanto, por un lado se buscaba un mayor decoro, habida cuenta que una vez se resolvió el tema del segundo cuerpo o canasto de plata del paso procesional, el primero, es decir, los conocidos como respiraderos, seguían ofreciendo mínimos criterios estéticos a la altura de la Fiesta y del discurso armónico de esta Solemne Procesión. Además de ello, la evolución en el trabajo costalero requería de modificaciones que evitaran esfuerzos innecesarios y ayudaran en el empeño de los hombres de abajo una jornada de constantes inclemencias meteorológicas. El fruto de la experiencia alcanzada, permitió que se replantearan trabajaderas, sistemas de sujeción y en definitiva, la “igualá” general de la Cuadrilla, así que se opta por llevar a cabo una nueva parihuela y las estructuras de soporte del canasto de orfebrería. 
Uno de los más avezados y veteranos costaleros de esta Cuadrilla Sacramental, Álvaro Luis Barea Piñar, le propone a José Carvajal Gálvez que todos los elementos de la parihuela que va a desecharse en pos de la nueva, sean aprovechados para instituir un recuerdo a aquellos costaleros que, al cabo de tantos años, hayan demostrado su compromiso con la cuadrilla, la devoción sacramental y por supuesto, con esta ciudad. Nace así el conocido como Premio Trabajadera. 
En su primera entrega, la del año 2002, recibieron tal distinción Francisco Javier González Estévez y Juan Carlos López Cuevas. Se convertían en los primeros de los 100 que hasta la actualidad (años 2002 a 2014 inclusive) lo han recibido. El galardón constituye un reconocimiento que tiene en cuenta la responsabilidad de los propuestos y finalmente designados y considera la dedicación de cuántos en la medida de sus posibilidades, han hecho posible que por espacio de 35 años, Granada presuma de llevar al fundamento principal de nuestra fe, sobre devotos costaleros. Pero inexcusablemente refuerza el compromiso, la abnegación y el sentimiento de pertenencia al grupo de toda esta heterogénea y muy prolija cuadrilla. 
El Premio Trabajadera no se ha olvidado tampoco de colectivos que siempre han auxiliado a esta cuadrilla, bien facilitando los lugares de reunión o contribuyendo a los gastos de mantenimiento de sus compromisos anuales, como tampoco ha olvidado a algunas personas que sin ser costaleros, han ayudado de forma vital a la existencia del grupo. 
Consiste en uno de los mejores testimonios que puede simbolizar lo que esta Cuadrilla Sacramental pretende con su entrega. No es otra cosa que una parte de una trabajadera de la parihuela que ha sido empleada por la cuadrilla.  


PREMIOS TRABAJADERA
 
A la fecha de redacción de este trabajo, han recibido tal premio los que siguen: 

2002 (2 galardonados): Francisco Javier González Estévez y Juan Carlos López Cuevas. 

2003 (7 galardonados): Eduardo García Román, Manuel Peregrina Palomares, La Real Federación de Hermandades y Cofradías de Penitencia de la Semana Santa de Granada, el M. Iltre. Cabildo de la S.I.C. de Granada, Miguel García Almagro, Emilio Caro, Francisco Toro.

2004 (10 galardonados): El Corte Inglés, Alsina Graells S.A. Ana María Linares, Manuel Aguilar, David Alcalá, Juan Carlos Pérez Gamarra, Manuel Peña, Francisco José Estarli, Francisco Fernández Guillén, José Ibáñez. 

2005 (6 galardonados): Jorge Franco, Enrique García Muñoz, Enrique Pérez González, José Antonio Morales, José Joaquín Fernández Guillén, José Miguel Pérez López. 

2006 (7 galardonados): Manuel Dorador, Agustín Ortega Guerra, Joaquín Melgar, Miguel Aguilar, Antonio Luis, Antonio Sánchez, Miguel Ángel Alcalá. 

2007 (7 galardonados): Pedro López (q.e.p.d.), Vicente Sabater, José Manuel Romera, Adolfo Alcoya, Manuel Ruiz, Carlos Laraño, Álvaro Barea, Rafael Alcalá. 

2008 (8 galardonados): Mariano Ortegas Guerra, Alfonso Lozano, David Gamero, Francisco Sáez Ceballos, Emilio Martín Martín, José Manuel Carvajal, Francisco Eduardo Barroso, Julio Aranda Ruiz. 

2009 (7 galardonados): Juan Luis Romero Sánchez, Antonio Valentín García Morón, Francisco Martínez García, Jorge Guirao Sánchez, Javier Berenguer, Cecilio Aguilar, Alfonso Guerrero. 

2010 (10 galardonados): José Luis Pérez-Cervantes Illescas, Manuel García Gálvez, Joaquín Cruz, Daniel Ramírez Fernández, José Antonio Gámiz, Francisco Sánchez Márquez, Francisco Peña Cuadros, Dionisio Martínez, Iván Martín, Francisco José Labrat. 

2011 (12 galardonados): Miguel Rodríguez Millán, Borja Castro Sáez, David Puche, Manuel Sánchez Valenzuela, Jesús Porcel, Víctor Vedia, Rafael Collantes, Álvaro Jiménez Herrera, Imanol Quero, Ricardo Díaz García, Juan Miguel Sabador Martín. 

2012 (7 galardonados): Miguel Ángel Roldán, Giner López Gálvez, Alejandro García Morón, Luis Francisco Marín López, Luis Sánchez Martínez, Daniel Aroca Chica, Jorge Moreno González.

2013 (7 galardonados): Víctor David Hidalgo, Pedro Márquez Hijarro, Juan Miguel Espejo Luzón, Fernando Marín López, Víctor Sabater Sánchez, Ángel Trinidad Lafuente, Domingo Collado Osuna. 

2014 (10 galardonados): Luis Carlos Oriol Valera, Álvaro Lirio, Rafael Fandila Lozano, José Manuel Franco Amador, Carlos López Cubero, Luis García Quintero, José Javier Jiménez, Ignacio Jiménez Herrera, Rafael López del Paso, Francisco Jesús Gámez Cabrera.  
 
Premios Trabajadera con carácter extraordinario: Eduardo Carvajal Gálvez, Javier Cañadas Cruz y Juan Antonio González. Pedro Márquez 


Labor Social de la Cuadrilla

Nos hacemos eco y plena consciencia del pasaje evangélico de Mateo 6, 1-8. Aún con todo, de manera sucinta no podemos sino recordar que el fundamento costalero de esta cuadrilla siempre ha perseguido el estímulo de la devoción y el compromiso de nuestra fe con la sociedad. Tanto es así que participamos en la salida de la Real y Antigua Hermandad del Santísimo Sacramento de Santa Fe, durante algunos años. Anualmente, los costaleros pagan una simbólica cantidad que bajo la denominación de “papeleta de sitio”, se destina a cubrir los gastos originados en la conservación y mejora si se diera la necesidad, de parihuelas, elementos ornamentales y otros que son inequívocamente responsabilidad de esta cuadrilla, bajo la premisa no ya de no recibir pecuniariamente nada del Cabildo de la Catedral, sino, de ahorrar cualquier gasto, por pequeño que fuera, al mismo. 

Pero el dinero recaudado muchas veces va destinado a otros fines mucho más trascendentes y necesarios. Con varios colectivos extraordinariamente dependientes de la sociedad, ha querido vincularse la cuadrilla. En el año 2000 destinó el remanente de sus cuentas y lo recaudado ese año, al Proyecto Oasis. En 2002 fue a parar a la ONG para la prevención y tratamiento de las drogodependencias y otras adicciones, Proyecto Hombre y en estos últimos años de azorada situación, se escogen las sedes de Cáritas Parroquial de las que se tiene constancia de una mayor necesidad y se le entrega anónimamente el donativo resultante. 

 
Cronología de la Cuadrilla Sacramental de Granada


Septiembre de 1978: Constitución de la Cuadrilla de Costaleros de la Exaltación de la Santa Cruz. 

8 de abril de 1979: Primera salida procesional de la cuadrilla de costaleros de la Exaltación de la Santa Cruz, Domingo de Ramos, con el paso de palio de María Santísima de la Victoria. 

18 de mayo de 1979: Conversaciones con el Cabildo de la Catedral. Se acuerda por ambas partes que el Santísimo Sacramento salga portado por costaleros. 
14 de junio de 1979: Primera salida de Su Divina Majestad con costaleros, el Jueves de Corpus de ese año. 

21 junio de 1979: Primera procesión de la Octava de la Solemnidad del Corpus con costaleros. 

12 de octubre de 1979: Última procesión en la que toma parte la Cuadrilla de Costaleros de la Exaltación de la Santa Cruz. Poco después de la procesión del Rosario, se disolverá el grupo. 

5 de junio de 1980: Segunda salida de la cuadrilla de costaleros bajo el Santísimo Sacramento, primera que realiza la recién constituida cuadrilla Virgen de la Misericordia. 

12 de junio 1980: Procesión de la Octava del Corpus. 

18 y 25 de junio de 1981: Procesiones del Jueves de Corpus y de la Octava de la Fiesta. 

12 de abril de 1982: Acuerdo de realización de un paso propio para portar al Santísimo Sacramento en la procesión del Jueves de Corpus. 

10 de junio 1982: Estreno de las andas procesionales de la Custodia del Corpus para la procesión de su Festividad. 
17 de junio de 1982: Primera salida en la procesión de la Octava del Corpus de las nuevas andas procesionales estrenadas 7 días antes el Jueves de Corpus. 

2 y 9 de junio de 1983: Procesiones del Jueves de Corpus y de la Octava de la Solemnidad. 

21 y 28 de junio de 1984: Procesiones del Jueves de Corpus y de la Octava de la Solemnidad.

30 de mayo y 6 de junio de 1985: Procesiones del Jueves de Corpus y de la Octava de la Solemnidad.

29 de mayo y 6 de junio de 1986: Procesiones del Jueves de Corpus y de la Octava de la Solemnidad.

18 y 25 de junio de 1987: Procesiones del Jueves de Corpus y de la Octava de la Solemnidad.

2 y 9 de junio de 1988: Procesiones del Jueves de Corpus y de la Octava de la Solemnidad.

25 de mayo de 1989: Este año dejó de ser festivo el Jueves de Corpus trasladándose la solemnidad litúrgica al domingo infraoctavo. Con todo, Granada conservará su Solemnidad Litúrgica y de la festividad en el calendario local.

1 de junio de 1989: Última ocasión en que se celebra la Festividad de la Octava del Corpus; ese mismo año, un Real Decreto suprime la fiesta del Jueves de Corpus en España, conservándose en pocas ciudades, entre ellas la nuestra, lo que motiva a los Canónigos a replantearse la celebración de esta procesión eucarística, cada vez menos participativa y que ocasionaba malestar entre las autoridades civiles invitadas. 
Procesiones del Jueves de Corpus y de la Octava de la Solemnidad.

14 de junio de 1990: Procesión de la Solemnidad del Corpus Christi, en su fiesta del Jueves. 

17 de junio de 1990: Primera ocasión en que la conocida Octava sucede en Domingo, el día ya señalado para la celebración de la Fiesta del Corpus Christi.

30 de mayo y 2 de junio de 1991: Procesiones de la Solemnidad del Corpus Christi en su procesión del Jueves y la del Domingo de la Festividad. 

22 de mayo de 1992: El Cabildo de la Santa Iglesia Catedral de Granada, reunido con el capataz y responsable de la Cuadrilla de Costaleros que ha venido en los últimos 13 años procesionando a Su Divina Majestad por la ciudad, le comunica la intención del mismo de revocar el acuerdo por el que José Carvajal Gálvez se encargaba de garantizar la salida de la Custodia Procesional. Todo ello, motivado por el inminente estreno del nuevo paso sacramental, significa el fin de una etapa. 

18 de junio de 1992: Estreno del paso realizado por el escultor y orfebre Miguel Moreno Romera y primera ocasión en la que Su Divina Majestad procesiona sobre un artilugio mecánico. 

21 de junio de 1992: La procesión de la Solemnidad del Corpus Christi, que popularmente sigue siendo conocida en la ciudad como la Octava (a pesar de tratarse de la Infraoctava) no puede materializarse con la Custodia procesional, por la avería del artilugio mecánico estrenado en el paso procesional tres días antes, por lo que se realiza una procesión claustral en la que S.E.R. don José Méndez Asensio porta al Santísimo Sacramento en una Custodia de mano por el interior catedralicio. 

22 de mayo de 1993: Reunión del M. Iltre. Señor don Manuel Montoya Peláez, Deán y Vicario General y José Carvajal Gálvez en la Sala Capitular Catedralicia para recuperar el acuerdo entre el Cabildo de la Catedral y los costaleros de Granada de que estos se hagan cargo de portar al Santísimo Sacramento el Jueves de Corpus y la Fiesta del Domingo por las calles granadinas. 

3 de junio de 1993: Constitución de la primera cuadrilla sacramental de TODA LA CIUDAD. 

10 de junio de 1993: Primera salida de la cuadrilla sacramental plenamente de la ciudad, compuesta por cuantos granadinos, con independencia de la pertenencia a alguna Hermandad concreta, quisieran formar parte de ella. Ese mismo día se estrenaron parihuelas, estructuras y faldones, a costa de los propios costaleros.  

13 de junio de 1993: Primera procesión de la popularmente conocida como Octava del Corpus de la recién instaurada Cuadrilla Sacramental de Granada. 

2 y 5 de junio de 1994: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

15 y 18 de junio de 1995: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

6 y 9 de junio de 1996: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

29 de mayo y 1 de junio de 1997: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

11 y 14 de junio de 1998: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

3 y 6 de junio de 1999: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

22 de junio de 2000: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

25 de junio de 2000: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi, con un carácter extraordinario por el Año Santo. La Cuadrilla Sacramental realizará para esta ocasión, una cuestación especial con destino al Proyecto Oasis, obra social de la Diócesis. 

14 y 17 de junio de 2001: Primera salida del nuevo siglo. 

17 de mayo de 2002: Primera celebración de los Premios Trabajadera. 

30 de mayo y 2 de junio de 2002: En la habitual Procesión del Jueves de Corpus, se realiza el estreno de parihuela, nuevos faldones y soportes estructurales del canasto de orfebrería. 

19 y 22 de junio de 2003: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

10 y 13 de junio de 2004: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

26 y 29 de mayo de 2005: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

15 y 18 de junio de 2006: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

7 y 10 de junio de 2007: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

22 y 25 de mayo de 2008: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

11 y 14 de junio de 2009: Se celebra el XXX Aniversario de la incorporación de los costaleros de Granada a la Procesión del Corpus. 

3 y 6 de junio de 2010: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

23 y 26 de junio de 2011: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi.

7 y 10 de junio de 2012: Se cumplen 20 años de la modalidad plural y abierta a todo costalero granadino que desee participar del privilegio de procesionar al Santísimo Sacramento. 

30 de mayo y 2 de junio de 2013: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi. En este año se estrena una última remodelación de la parihuela, con la finalidad de permitir que la enormísima demanda de costaleros que ingresan la lista de espera, puedan alcanzar su sueño de ser los pies del Santísimo Sacramento, ampliando la capacidad del paso. 

19 y 22 de junio de 2014: Procesiones de la Solemnidad de la Fiesta del Corpus Christi. 


En Granada, 19 de abril de 2015
Festividad de San Expedito
 
Texto: 
- David Rodríguez Jiménez-Muriel
 
Datos:
- Archivo de José Carvajal Gálvez